Puerto San Miguel

El Puerto de San Miguel no es un puerto como el que hemos visto en muchas ciudad y pueblos, sino que se trata de una cala natural que se encuentra en una estrecha ensenada entre dos montes frondosos de pinos, con zonas habilitadas para la salida de barcos pesqueros y barcos de recreo. Lamentablemente, la parte de la derecha del puerto de San Miguel ha sido parcialmente estropeada por culpa de dos grandes hoteles construidos en los años 60 con la llegada del turismo a Ibiza, lo cual no resta encanto a la zona. La playa del Puerto de San Miguel es de arena gruesa y el agua está muy limpia, especialmente a primera hora de la mañana. Al final del día, por culpa de los barcos, la arena puede estar un poco más removida.

En el mismo Puerto de San Miguel podrás alquilar servicios de recreo como esquís, salchichas o donuts acuáticos, una experiencia muy divertida. Aunque no se trata de una playa muy larga (unos 150 metros) hay mucha zona de arena donde tomar el sol, jugar a las palas, vóley-playa o incluso futbol. A la izquierda del puerto de San Miguel, hay un sendero entre los pinos por donde te puedes dar un pequeño paseo. Al final llegarás a una pequeña cala de aguas limpias.

El puerto de San Miguel cuenta con duchas, un pequeño supermercado y varios restaurantes donde se puede comer de uno de los mejores “bullit de peix” de Ibiza, un plato tradicional para chuparse los dedos, un imprescindible para los amantes de la buena mesa y el pescado.

Los comentarios están cerrados.

Translate »